La imagen muestra un fondo azul con un texto centrado en letras blancas que muestra la palabra DoppelPaymer (2019)

Última modificación: 2024-06-24

Historia de DoppelPaymer

DoppelPaymer es un malware clasificado como ransomware, que se originó en 2019. Este ransomware es conocido por su sofisticación y efectividad en ataques bien dirigidos contra organizaciones de alta visibilidad y entidades corporativas. DoppelPaymer se considera una variante del notorio BitPaymer, creado por el grupo criminal eCrime Labs, vinculado al grupo Evil Corp. La aparición de DoppelPaymer en 2019 marcó su diferencia debido a su método de doble extorsión, es decir, no solo cifraba los archivos de las víctimas, sino que también amenazaba con publicar información sensible robada, una táctica que se volvió prevalente entre los ataques de ransomware a partir de ese año.

Efectos del DoppelPaymer

El impacto de DoppelPaymer es multifacético y devastador para las organizaciones golpeadas por él:

  1. Cifrado de Datos: DoppelPaymer encripta los archivos en las máquinas infectadas, impidiendo el acceso a datos críticos para la operación de la organización. Los archivos se vuelven inservibles hasta que se pague el rescate y, aun así, no hay garantía de que los datos se recuperen completamente.

  2. Exfiltración de Datos: Antes del cifrado, el malware exfiltra datos sensibles hacia servidores controlados por los atacantes. Esta información puede incluir datos personales, financieros, y propiedad intelectual, exponiendo a las víctimas a riesgos adicionales de privacidad, cumplimiento normativo y competencia.

  3. Interrupción de Operaciones: Las organizaciones pueden enfrentar graves interrupciones operativas, ya que el acceso a los sistemas críticos y datos puede quedar inhabilitado, siendo particularmente dañino para sectores como la salud, la manufactura y servicios públicos.

  4. Demandas de Rescate: Los atacantes generalmente exigen pagos en criptomonedas, con montos que pueden variar desde decenas de miles hasta millones de dólares, dependiendo del tamaño y la capacidad financiera de la víctima. El costo del rescate, sumado a los costos de recuperación y potenciales sanciones por incumplimiento normativo (en caso de filtraciones de datos), puede ser exorbitante.

  5. Daño Reputacional: Las organizaciones infectadas pueden sufrir una pérdida de confianza por parte de sus clientes y socios, afectando su reputación y, en consecuencia, su posición en el mercado.

Mecanismos de Infección de DoppelPaymer

DoppelPaymer emplea diversas técnicas avanzadas para infiltrarse y propagarse dentro de las redes corporativas. Sus vectores de entrada principales incluyen:

  1. Phishing: Una de las maneras más comunes de infección es a través de campañas de phishing. Los atacantes envían correos electrónicos que parecen legítimos con archivos adjuntos maliciosos o enlaces que descargan el malware una vez que el destinatario hace clic en ellos.

  2. Explotación de Vulnerabilidades: El malware puede aprovechar vulnerabilidades conocidas en software no actualizado. Herramientas como RDP (Remote Desktop Protocol) con configuraciones inseguras o sin parches pueden ser puntos de entrada.

  3. Ataques de Fuerza Bruta: Consiste en intentos automatizados de averiguar contraseñas a través de múltiples combinaciones para acceder a sistemas con contraseñas débiles o reutilizadas.

  4. Herramientas de Post-Explotación: Una vez dentro, los atacantes pueden utilizar herramientas de post-explotación como Mimikatz para robar credenciales, y PowerShell para ejecutar comandos de forma remota. DoppelPaymer ha sido conocido por utilizar herramientas legítimas del sistema, como Sysinternals PsExec, para propagar el ransomware lateralmente a otros equipos.

  5. Accesos Comprados: En algunos casos, los atacantes obtienen acceso a redes corporativas a través de credenciales adquiridas en la dark web.

Conclusión

DoppelPaymer representa una evolución peligrosa en la familia de ransomware debido a su táctica de doble extorsión, su sofisticación técnica y su enfoque en grandes organizaciones. Para mitigar la amenaza, las organizaciones deben implementar prácticas de seguridad robustas, que incluyen la educación del usuario, la aplicación de parches de seguridad, la supervisión continua de redes y la adopción de estrategias de respaldo y recuperación de datos. Además, la colaboración con las autoridades competentes y expertos en seguridad puede ayudar en la respuesta a incidentes y la mejora de las defensas contra futuros ataques.




Colaboraciónes de nuestros usuarios

¿Tienes algo que agregar? ¡Déjanos tu colaboración!