Páginas web para pequeñas empresas.

Es evidente que todas las empresas no tienen todas el mismo tamaño, según el tamaño de estas, las empresas tienen unas necesidades distintas. Muchas tienen la necesidad imperiosa de salir a intenet para buscar nuevos clientes y no es fácil.

Internet es un mundo donde la competencia es muy dura y hacer las cosas bien en el seno de la empresa no es garantía de éxito al salir a internet, aun que sin duda, si hacemos las cosas bien tendremos mucho ganado.
Existe una parte de conocimiento técnico que hay que abordar con gente preparada, pero no podemos olvidarnos de que también hay otra mitad que es la pre disposición empresarial para conquistar el mercado online.

Las empresas pequeñas, de una forma más directa han de preocuparse muchas veces más que las empresas grandes que ya tienen un branding reconocido y donde solo por la marca les es más fácil aterrizar en el mundo online.

Este no es el caso de las pequeñas empresas, las pequeñas empresas no tienen mil oportunidades, y cuando disparan al mundo online sus presupuestos son mucho mas limitados, no se les permite fallar.

Es aquí cuando la decisión del empresario ha de ser clara y le toca definirse. ¿Queremos vender? ¿Queremos ser conocidos? Queremos informar? ¿En que nos diferenciamos? Este tipo de preguntas, aun que parezcan obvias, no lo son para muchos empresarios que ven internet como una nueva posibilidad y un nuevo canal de ventas.

Lo que esta claro es que si el empresario quiere salir a internet ha de hacerlo con la voluntad de conseguir poco a poco pequeños éxitos que le hagan ver la evolución para que al final acabe dedicando los mismos recursos que al mundo off-line.

El mundo online en ningún caso puede ser una trastienda de nuestro comercio, hay que dedicarle recursos, hay que dedicarle dinero y muchas veces los resultados no son ni mucho menos inmediatos.
Hay que sacarse de la cabeza lo de …” esto yo lo monto en internet y en un plis plas vendo como churros”, el mundo online es complicado.

Política de mínimos:

Una web corporativa, estática, que no de problemas, que sea una tarjeta de visita y presentación de la empresa y que nos facilite un email más presentable que un hotmail o un gmail gratuito así como un formulario de contacto. Si esta web no tiene contenido nuevo y fresco, esta destinada a seguramente no posicionar nunca por las palabras clave que nos interesan. Pero en este caso la inversión es mínima y el mantenimiento muy reducido.

Blog:

Ser un referente en internet o un influencer necesita constancia, escribir muchísimo sobre los temas que a la gente les pueda interesar y mantener una linea editorial siempre nos beneficiara. En este caso, existen multitud de soluciones de software libre que puede usarse sin una gran inversión, la inversión mayoritariamente será de diseño para darle nuestro toque personal y nuestra imagen corporativa.

E-commerce:

Vender y tener éxito con algún producto o gama de productos ya son palabras mayores, aquí ya hemos de tener una mínima inversión en una plataforma que aún que sea gratuita ha de estar optimizada para tener un buen SEO (Search Engine Optimization) con lo que nuestra web sera mas amigable a los buscadores. Tendremos que invertir en SEM (anuncios en google) y requerirá de un mantenimiento constante creando contenido que haga que los buscadores nos posicionen bien.

Recordad siempre que frente a grandes presupuestos de páginas web y agencias de marketing siempre hay la opción del software libre del que tan defensor soy y en el que muchas agencias se apoyan y que por tanto nos deberían ofrecer precios más competitivos por el desarrollo.

Algunos podrían pensar…. porque no ebay o Amazon?, pero otro día ya os contare mis experiencias personales con este tipo de plataformas.

Alex Rubio