¿Por qué una empresa no tiene que compartir su clave wifi con sus visitantes?

man in the middle

No sería la primera vez, ni será la última, que veo en pequeñas y medianas empresas, compartir la password de la Wifi para sus visitas. En la mayoría de los casos, esta Wifi forma parte de la misma red que la empresa usa para gestionar sus periféricos, ordenadores, y smartphones. Por eso, hoy, te cuento la importancia que tiene no compartir la clave Wifi con tus visitantes.

¿Qué pasa cuando compartimos la clave Wifi?

El compartir la clave de nuestra Wifi y no disponer de un sistema de aislamiento para los invitados, nos puede dar grandes dolores de cabeza.

La clave de la Wifi, no solo nos da acceso a Internet sino que nos permite decodificar la información de nuestra red que circula por el aire. La gran mayoría de las tarjetas de red de los ordenadores o dispositivos móviles disponen de un modo especial llamado “modo promiscuo”. Ese modo nos permite no tan solo capturar el tráfico que está destinado a nosotros, si no también todo el tráfico que circula en la red donde nos encontramos.

Muchos de los protocolos que usamos normalmente circulan por la red en texto plano, es decir, sin encriptar. Protocolos como http o ftp son sensibles a que mediante un ataque MITM (Man in the middle) sustraigan estas contraseñas que circulan por nuestra red y que muchas veces compartimos con otros servicios.

¿Qué es un ataque MITM (Man in the middle) ?

Como bien indica el acrónimo, es poner un hombre en medio de todas las comunicaciones, usando el modo promiscuo de la tarjeta de red. Este tipo de ataque, nos permite capturar todo el tráfico a tiempo real o en modo almacenamiento de todos los ordenadores de la red y visualizar los paquetes de información que circulan por la red.

Si en estos paquetes de información, se encontrara algún password, como los que usamos en algunas webs para identificarnos que aún usan el protocolo http y no se han pasado al https (la del candadito), estamos en peligro; nuestro password puede ser capturado.

Lo más peligroso de que tengan nuestro password, muchas veces es que esta palabra clave la solemos usar en más de un servicio o en más de una web. Por lo tanto, la seguridad de mucha de nuestra información privada podría estar en peligro.

Usando Wifi gratuita…

Esto nos lleva a temer usar cualquier Wifi gratuita que nos encontremos en algún bar, aeropuerto, restaurante, etc. Puesto que, a priori y sin un previo análisis de la Wifi, no sabremos si es una Wifi de confianza o no. Por ello, puede comprometer nuestra seguridad.

Un smartphone, al conectarse a una Wifi puede estar enviando información sin nuestra autorización expresa, ya sea porque sincroniza información con algún servicio externo o porque, simplemente, hemos usado la wifi para entrar a la Intranet de la empresa y tenemos passwords memorizados en nuestro navegador.

Los lugares públicos son los más peligrosos. Las Wifis en este tipo de lugares con nombres tipo Wifi_Gratis o Wifi_aeropuerto pueden ser trampas creadas específicamente para cualquier usuario que necesita urgentemente una conexión y que cae fácilmente en una red creada para capturar a este tipo de usuarios.

¿Que soluciones tenemos?

Existen varias soluciones, pero la más común es usar conexiones VPN. Las conexiones VPN encriptarán todos los paquetes de información que salgan de nuestro ordenador o smartphone. Así, evitará la fuga de esta información. Hoy en día, todos los smartphone nos permiten conexiones VPN que, mediante una previa configuración, nos garantizan un acceso seguro a nuestra propia red. Mucha atención, pues, existen servicios VPN gratuitos o muy baratos. No caigáis en el error de pensar que en cualquier servicio gratuito vosotros no sois el producto. Muchas de estas compañías que ofrecen VPN a precios muy bajos, acabaran usando la información que circula por su red VPN ya sea para fines de marketing o para fines no tan previsibles. Así pues, mi recomendación es que uséis una VPN de confianza o configuréis vuestro propio router para que realice esta tarea.

Y recordad … las contraseñas son como la ropa interior. No puedes dejar que nadie las vea, debes cambiarlas regularmente y no debes compartirlas con extraños. (Chris Pirillo)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.